Número 47. Octubre 2015. La visita del Papa Francisco a Estados Unidos

Actualidad

La visita del Papa Francisco a Estados Unidos

El pasado martes 22 de septiembre, el Papa Francisco, líder espiritual de 1.2 billones de personas alrededor del mundo, arribó a Estados Unidos para realizar un viaje a las ciudades de Washington D.C., Nueva York y Filadelfia. El mandatario del Vaticano se reunió con el presidente Barack Obama, con quien –de acuerdo con el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest– comparte valores en cuanto a la justicia social y económica.

El poder legislativo estadounidense tiene importante presencia católica, pues uno de cada tres congresistas profesa esta religión. Así, el Papa Francisco se convirtió en el primer Pontífice en ofrecer un discurso ante el pleno del Congreso. A través de su mensaje, atendió los principales temas en la agenda de Washington: el cambio climático, la migración, la igualdad social, y la relación con Cuba.

A pesar de que recalcó que su postura no era política, sino la de un líder espiritual, alentó a los legisladores a defender la migración y los derechos de las personas que buscan mejores oportunidades de vida, pedir por una legislación ambiental, promover la lucha contra la pobreza, condenar el comercio de armas y sus repercusiones, y solicitar que se considere la abolición de la pena de muerte. Este mensaje puede interpretarse como un llamado a los congresistas demócratas, para posicionarse contra el discurso conservador que promueven algunos aspirantes presidenciales republicanos, como Donald Trump.

Asimismo, congenió con los congresistas republicanos en la defensa de la libertad religiosa y los derechos que ello confiere, de la familia tradicional, de la santidad de la vida y su “respeto en cada etapa de su desarrollo”. Aunque no mencionó las palabras “aborto”, “homosexualidad” o “matrimonio del mismo sexo”, externó su apoyo a aquellas personas que comparten esta visión de la iglesia. Sin embargo, destacó que las referencias más liberales de su discurso fueron muy claras y extendidas, mientras que las conservadoras fueron más concisas y limitadas.

Desde la ciudad de Filadelfia, reconocida por la protección que brinda a personas en riesgo de deportación, el Papa abrazó un potente discurso a favor de los inmigrantes latinoamericanos y de las personas en situación de pobreza. Así, Francisco llamó a las familias migrantes a ser ciudadanos responsables y a no sentirse desalentadas por las dificultades que enfrentan en Estados Unidos, preservando con orgullo su herencia cultural.

No obstante su elocuente discurso, debe tenerse en mente que el mayor impacto de las palabras del Pontífice no se materializará en las leyes que del Congreso emanen, sino en la población estadounidense, en la opinión pública y en sus perspectivas de cara a las próximas elecciones presidenciales. El Papa Francisco ha vuelto a poner sobre la mesa el tema migratorio desde el enfoque de la dignidad humana, para incluir el componente ético en las decisiones en torno a este complicado fenómeno.

Image title


La renuncia de John Boehner y sus implicaciones para el Partido Republicano

El día 25 de septiembre, John Boehner, representante republicano de Ohio, anunció su próxima renuncia al poder legislativo, tras cuatro años de desempeño como Presidente de la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense. La salida de Boehner, que se consumará a finales de octubre, representa un triunfo del ala más conservadora del llamado Tea Party, y podría traer consigo un nuevo periodo de inestabilidad en la Cámara y al interior del Partido Republicano.

John Boehner fue un actor clave en la construcción del liderazgo republicano en el Congreso, tras las elecciones de 2010, que les garantizaron la mayoría de los escaños. Con el apoyo del ala conservadora del partido, esta fuerza política se posicionó como un contrapeso al poder y a la popularidad del Presidente Barack Obama, y al Partido Demócrata.

Boehner lideró la oposición a diversas políticas promovidas por la Casa Blanca, como la derogación de la ley que prohibía a personas homosexuales servir en el Ejército; la Ley de Salud Asequible, conocida como "Obamacare"; y el retiro de tropas estadounidenses de Iraq. Fue también un actor importante en octubre 2013, cuando la falta de consenso en el presupuesto nacional obligó a un cierre temporal de gobierno.

La decisión de Boehner se anticipa a la posibilidad de un voto de no confianza, promovido por republicanos conservadores que recriminan su actividad como líder del Poder Legislativo, en tanto que consideran que su actuación fue insuficiente para frenar diversas decisiones que venían de la Casa Blanca. El ex líder republicano mantuvo algunos conflictos con los conservadores en materia de política fiscal, en los que se vio en la necesidad de generar alianzas con representantes demócratas, incomodando al ala conservadora. La disyuntiva que Boehner enfrentó fue la de renunciar, o correr el riesgo de convertirse en el primer presidente de la Cámara en ser destituido.

Si bien fue la presión de un sector del Partido Republicano lo que motivó la renuncia de Boehner, será necesario el consenso entre las diferentes facciones para elegir a su sucesor. El representante Kevin McCarthy de California anunció formalmente su aspiración de convertirse en Presidente del Congreso; sin embargo, las opiniones en torno a él están divididas. La elección se llevará a cabo el día 8 de octubre del presente.
Image title

Algunas voces republicanas exigen del próximo representante un mayor control de los grupos de poder al interior del partido, pues consideran inaceptable que un pequeño grupo de personas imponga sus decisiones sobre la Cámara. Idealmente, este líder debería tener la experiencia para generar acuerdos más incluyentes entre las diferentes facciones republicanas. El Presidente Obama comentó que espera que el sucesor de Boehner reconozca que las diferencias políticas no deben de generar riesgo de un cierre de gobierno.

La salida de Boehner refleja una problemática latente al interior del Partido Republicano. Aunque esta fuerza posee control de la Cámara baja, no ha conseguido capitalizarlo en decisiones que eleven la popularidad del partido de cara a las elecciones presidenciales de 2016. Los republicanos de la Cámara deberán decidir sus prioridades, con objetivos realistas, con las que pueda empatizar el electorado estadounidense.

Lecturas sugeridas

Powered by:

Image title


www.globalnexusdc.com

Top