No. 58. Abril 2016. Saldando Cuentas Pendientes de la Guerra Fría: El Tour del Presidente Barack Obama por Latinoamérica

Actualidad

No. 58 / ABRIL 2016


Saldando Cuentas Pendientes de la Guerra Fría: El Tour del Presidente Barack Obama por Latinoamérica

El mes pasado, el Presidente Obama llevó a cabo una visita a Cuba y a Argentina. Su viaje tuvo dos objetivos principales: finalizar medio siglo de enemistad y desconfianza entre La Habana y Washington, DC, y eliminar un obstáculo importante para mejorar las relaciones con el resto de nuestros vecinos latinoamericanos. Aunque fueron dos visitas distintas, la visita del presidente Obama a La Habana no puede entenderse sin su estadía en Buenos Aires.

Obama llegó a La Habana el 20 de marzo, haciendo historia: hacía 88 años que un presidente estadounidense no había pisado suelo cubano. Su misión era clara: terminar de desaparecer los remanentes que había dejado la Guerra Fría en la relación entre ambos países, a pesar de las diferencias existentes. Hizo un llamado al Congreso estadounidense a retirar el embargo económico que ha frenado el crecimiento económico cubano y que, de ser levantado, permitiría un flujo enorme de inversión en la isla.

Image title

Por otra parte, Obama aprovechó para hablar del preocupante historial en materia de derechos humanos del gobierno de Raúl Castro. En una conferencia de prensa junto a su homólogo dijo que los EE.UU. no tratan de imponer un cambio en Cuba, pero que se apoyarían los esfuerzos del pueblo cubano para crear una sociedad más democrática, con más oportunidades para ellos y sus familias - una declaración que fue transmitida en vivo por los medios de comunicación controlados por el estado de Cuba.

Obama reconoció las críticas emitidas por oficiales cubanos hacia su país – puesto que Estados Unidos también tiene muchas tareas pendientes por resolver en materia de desigualdad y discriminación. Sin embargo, hizo hincapié en que la democracia crea el espacio necesario para que dichos problemas puedan resolverse. Obama dejó claro que cree firmemente en que el compromiso, en lugar de la confrontación, es la forma más eficaz de promover la reforma que está dirigida a una nueva generación de jóvenes que nacieron después de la revolución cubana y no tienen memoria de los orígenes del conflicto entre Cuba y los EE.UU.

Después de salir de La Habana, el presidente Obama se dirigió a Buenos Aires, donde se reunió con el presidente argentino, Mauricio Macri. El presidente Macri fue elegido el año pasado para dar lugar a un nuevo gobierno de centro-derecha que pretende revertir las políticas nacionalistas y anti-Estados Unidos de sus predecesores. Obama viajó a Argentina para limar asperezas, renovar buenas relaciones y establecer un tono que incentive una mayor cooperación económica y diplomática entre las dos naciones.

Image title

El presidente Barack Obama y su homólogo argentino hicieron una visita al Parque de la Memoria para rendir homenaje a las víctimas de la dictadura que sacudió brutalmente el país de 1976 a 1983. Los dos tomaron tres rosas blancas cada uno, las colocaron en un estuario cercano, y luego bajaron la cabeza. Ese momento ayudó a marcar el 40 aniversario del golpe que llevó al poder a la dictadura y; como reconoció Obama, el papel preciso que los Estados Unidos jugaron en dicho regimen, que sigue siendo un tema de controversia.

Antes de su viaje de América Latina, Obama se encargó de desclasificar los archivos del gobierno de Estados Unidos que pueden dar más detalles acerca de la política de su país hacia Argentina durante el golpe de 1976 y la represión que siguió. Durante la "Guerra Sucia", la junta argentina desapareció a la fuerza a miles de presuntos opositores del régimen. Las estimaciones oficiales indican que el número de los que murieron o desaparecieron en aproximadamente 13.000, pero los grupos de derechos humanos dicen que el número es de alrededor de 30.000.

Sus palabras en Argentina fueron congruentes con su discurso apologético en Cuba. En La Habana, el Presidente ofreció apoyo a una adecuada implementación de programas de respeto hacia los derechos humanos en Cuba, desprovistos de cualquier denuncia de abusos flagrantes en la isla. En Buenos Aires, denunció enérgicamente una dictadura militar argentina que se disolvió hace más de tres décadas y prometió que buscará la desclasificación de más documentos sobre esa oscura etapa en la historia de Argentina con la esperanza de recuperar la confianza y restaurar unas relaciones sanas entre ambos países.


Los aspirantes republicanos en Estados Unidos: ¿De dónde viene el fenómeno Donald Trump

Las elecciones primarias estadounidenses han avanzado significativamente desde su arranque en febrero. A partir de entonces, se han llevado a cabo reñidos caucuses y asambleas que han dado numerosas sorpresas al electorado estadounidense, caracterizándose por la presencia de posturas y propuestas nunca antes vistas en elecciones presidenciales, desde el extremo conservador hasta el socialista.

Tras los avances de este proceso, permanecen únicamente en la contienda primaria tres precandidatos republicanos: el Senador de Texas, Ted Cruz; el Gobernador de Ohio, John Kasich; y el controvertido magnate Donald Trump. Para alcanzar la nominación del Partido, cualquiera de ellos deberá conseguir el apoyo de 2,793 delegados republicanos y es Trump quien lleva una apabullante ventaja, pues le apoyan 736. Ted Cruz le sigue con 463 delegados, y John Kasich tiene 143.

Image title

Los datos indican que la candidatura presidencial del GOP podría quedar en manos de Donald Trump, quien había sido, hasta ahora, un simpatizante independiente del partido. Parte del éxito de Trump puede explicarse por los cambios de políticas por parte de las élites del partido Republicano. Estos cambios han generado malestar entre muchos de sus votantes tradicionales, como los obreros del sector industrial y algunos sectores de la clase media, que han sido perjudicados económicamente desde la crisis del 2008, al tiempo que sus representantes apoyan a grandes donadores, cabilderos y empresarios.

Así, analistas y simpatizantes consideran que la organización del partido entró en crisis, al apoyar a las grandes empresas, mientras que los trabajadores de a pie sufrieron carencias y se vieron en la necesidad de competir con otros ciudadanos e inmigrantes por trabajo. Las propuestas de Trump, aunque poco realistas, animan a este sector de la población, que se ha vuelto más conservador y está dispuesto a probar un liderazgo carismático para resolver sus problemas. Más que cuestionar el ascenso de este personaje, resulta importante cuestionar los motivos de los votantes que le respaldan.

A raíz de que el Senador Marco Rubio abandonó la carrera, ha comenzado a formarse lentamente una coalición en torno a Ted Cruz, como principal opositor de Donald Trump. Personalidades como Jeb Bush, quien también fuera aspirante en esta contienda; y Mitt Romney, excandidato presidencial en 2012, le han brindado apoyo público. Sin embargo, Cruz se ha caracterizado por oponerse al establishment y al liderazgo del GOP, por lo que será un proceso complicado para sus simpatizantes y aliados de corte más conservador el aceptar sus nuevos acercamientos con dichos grupos. Y por el otro lado, muchos de los grandes donantes y políticos del partido desconfían de él, por lo que dudan aún en apoyarlo. Por su parte, Cruz ha declarado que agradece el apoyo, pero que no cambiará sus perspectivas ni políticas por dichos favores. 

La decisión que Marco Rubio tome en fechas próximas, apoyando o no a Ted Cruz, será muy relevante para definir si podrá formarse una alianza republicana de diversos sectores para detener a Donald Trump, o si el magnate se llevará la nominación republicana, al cumplir con el número necesario de delegados. Las lealtades y relaciones de Cruz, así como los resultados de la asamblea que próximamente se realizará en Wisconsin, definirán el próximo rumbo de la contienda.


Lecturas sugeridas

Powered by:

Image title


www.globalnexusdc.com

Top